Actividad Investigadora en la Universidad Española: IUNE 2016

Actividad Investigadora en la Universidad Española: IUNE 2016

Con el fin de mostrar el panorama general de la universidad española, el Observatorio IUNE viene publicando anualmente los datos sobre su actividad en investigación, tanto de las universidades públicas, como de las privadas. Este observatorio está integrado por un grupo de investigadores pertenecientes a las universidades que forman la «Alianza 4U»; es decir, la Universidad Carlos III de Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Autónoma de Barcelona y Universidad Pompeu Fabra.

Entre sus objetivos está aportar información actualizada y fiable de distintos aspectos de la actividad investigadora de las universidades españolas, a partir de fuentes de información oficiales; así como facilitar la elaboración de perfiles de universidades según su actividad investigadora.

Para ello, la información está organizada de la siguiente manera:

  • Profesorado: este apartado refleja la cantidad de profesores que hay en cada universidad, dependiendo de si son públicas o privadas.
  • Reconocimiento: en este caso recoge tanto los premios nacionales, como los sexenios obtenidos por los profesores.
  • Actividad científica: aquí se refleja la productividad (por universidad y por profesor), la colaboración (coautoría, colaboración nacional e internacional), impacto en la investigación (citas por universidad, por profesor, documentos no citados) y visibilidad (publicaciones en el primer cuartil y top 3 de publicaciones de universidades). La información se ha obtenido de la Web of Science y en la mayoría de estos apartados se pueden ver por universidades públicas y privadas, y por área temática.
  • Innovación: las patentes, contratos de I+D, licencias…
  • Competitividad: proyectos del Plan Nacional y del Programa Marco de la UE.
  • Capacidad formativa: becas FPI, FPU, contratos Juan de la Cierva y Ramón y Cajal; y tesis defendidas.

Además la mayoría de esta información es posible descargársela en tablas.

En cuanto a la UNED, en el apartado de producción científica ocupa el puesto 14 y 15, en  Ciencias Sociales y Arte y Humanidades, respectivamente; y la posición 19 en el apartado de citas recibidas en el área de Ciencias Sociales. Asímismo, en relación a las tesis doctorales, está en 19º lugar, y, más concretamente, en el 14º en tesis dirigidas por 100 profesores.

Entre las conclusiones del Informe IUNE 2016, se pueden desatacar que aunque el sistema científico español ha sufrido una importante pérdida de recursos en los últimos diez años, la productividad científica ha crecido de forma notable; las Ciencias Experimentales, como en ediciones anteriores, siguen siendo el área temática que más crece. También ha mejorado la visibilidad de los investigadores españoles, dado que crecieron de forma importante las publicaciones en el primer cuartil. Otro elemento destacable es que la colaboración entre autores ha crecido considerablemente y entre instituciones ha aumentado en el ámbito internacional, en detrimento del nacional.

Créditos imagen: Earth and Sky observatory, near lake Tekapo, por Mark Groves.

REBIUN, la importancia del trabajo en red

REBIUN, la importancia del trabajo en red

La unión hace la fuerza, y las bibliotecas españolas lo saben. Nacida en 1998 como Comisión sectorial de la CRUE (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas) , la Red de Bibliotecas Universitarias Españolas, REBIUN,  es fruto de ese deseo de cooperación interbibliotecaria y a día de hoy la componen 50 bibliotecas de ámbito universitario público y 25 de ámbito universitario privado, además del CSIC.

Desde sus inicios, REBIUN, tuvo como objetivo potenciar la cooperación y la realización de proyectos conjuntos, dando respuesta a los nuevos retos que las universidades tienen planteados en los ámbitos del aprendizaje, la docencia la investigación y la formación, mediante el liderazgo y la coordinación de las diferentes bibliotecas universitarias y científicas.

Para alcanzar estas metas hay que saber adaptarse a los tiempos, redefiniendo cuando es necesario las líneas de trabajo. Desde 2011, siguen el llamado Plan estratégico 2020, en el que destacan su intención de consolidar el modelo de cooperación interna de la Red, su apertura a Europa y América Latina y el desarrollo del concepto de Biblioteca Digital.

¿Cómo trabaja REBIUN para alcanzar sus objetivos? Seguir unas determinadas líneas estratégicas es fundamental, y estas son cuatro; Organización, Comunicación y Liderazgo, Aprendizaje e Investigación, Biblioteca digital 2.0-Redes Sociales y Calidad en las Bibliotecas universitarias. Además su organización se basa en la labor que realizan los llamados grupos de trabajo, algunos de carácter temporal y otros permanentes. Entre estos últimos se encuentran el de Catálogo Colectivo, el de Repositorios, otro dedicado al Préstamo interbibliotecario, el de Patrimonio bibliográfico y por último el encargado de las llamadas Estadísticas.

Por otro lado, el Observatorio de Calidad  trata de ofrecer a los bibliotecarios en general, las últimas tendencias, propuestas y novedades relacionadas con la Gestión de Calidad en las bibliotecas universitarias.

REBIUN es otro ejemplo de como el trabajo en red y la cooperación entre instituciones permiten aumentar la eficiencia y ofrecer un mejor servicio a los usuarios, en este caso dentro del entorno universitario.

Créditos imagen:I Can Gather All the News I Need on the Weather Report, por Thomas Hawk.

Cambios en los procesos de acreditación de los profesores universitarios

Cambios en los procesos de acreditación de los profesores universitarios

El R.D. 415/2015, de 29 de mayo, ya ha entrado en vigor, después de que lo hiciera a finales del año pasado, el 11 de diciembre,  otro Real Decreto, el que aprueba el estatuto del Organismo Autónomo ANECA. Este Real Decreto, que supone cambios de enjundia en los procesos de acreditación de los profesores universitarios, modifica el Real Decreto 1312/2007 por el que se establece la acreditación nacional para el acceso a los cuerpos docentes universitarios.

Los principales cambios en los procesos de acreditación del profesorado universitario que impone este nuevo Decreto son:

  1. Acreditación por ramas del conocimiento en lugar de acreditación universal. Hasta ahora los profesores universitarios se acreditaban independientemente de la rama de conocimiento (se acreditaba a un cuerpo, en  lugar de a una rama del conocimiento). Ahora se implanta un sistema en el que la acreditación se produce en una de las siguientes cinco ramas de: Artes y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales y Jurídicas, e Ingeniería y Arquitectura. Además se tendrán en cuenta los casos en los que los solicitantes que desarrollen una especialización de carácter multidisciplinar o en ámbitos en los que concurran dos o más ramas diferentes, para que puedan ser acreditados en más de una rama.
  2. 21 comisiones en lugar de 5. Las comisiones se hacen mucho más especializadas, incrementando su número hasta 21 más 5 comisiones de revisión (frente a las 5 comisiones anteriores, una por cada rama del conocimiento).
  3. Se eliminan los informes externos. Sólo se solicitarán si la comisión lo estima conveniente.  La decisión se toma colegiadamente, basándose en dos ponencias elaboradas por dos miembros de la comisión. Hasta ahora, dos expertos elaboraban dos informes individuales, a revisar por la comisión, según la documentación aportada por el solicitante.
  4. Ya no es necesario para el Profesor Titular aportar un informe favorable para solicitar la acreditación para Catedrático. Además, podrán solicitar la acreditación, además de los profesores titulares, los doctores con al menos ocho años de antigüedad que obtengan informe positivo en la acreditación para profesor titular de universidad con la calificación de “Excepcional” en la evaluación de su actividad investigadora.
  5. Baremo por letras en lugar de por puntos. Se establece un esquema de baremación con cuatro niveles: A, excepcional; B, bueno; C, compensable; D, insuficiente; y una categoría especial, E, para aquellas carreras desarrolladas en ámbitos académicos y científicos cuyos parámetros no permitan la aplicación de los criterios propios del sistema académico español. Los criterios para la evaluación de los méritos obligatorios se publicarán en la sede electrónica del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y serán revisados cada dos años.
  6. Otros cambios importantes en cuanto a los criterios y baremos son: se prioriza la investigación y, en segundo lugar, la docencia; si no se alcanza el nivel exigible se tendrán en cuenta los méritos de otras dimensiones; se presentarán las cuatro contribuciones que consideren más relevantes.

La Biblioteca de la Uned ofrece ya un servicio de acreditación bajo el nuevo marco normativo, asesorando a su PDI sobre las herramientas que evalúan la calidad y el prestigio de sus publicaciones. Si es usted investigador o docente de la UNED y quiere solicitar ayuda puede solicitar ayuda rellenando uno de los siguientes formularios:

  • Campus Norte (áreas de psicología, educación, ingeniería e informática)
  • Campus Senda del Rey (áreas de ciencias, geografía e historia, filología, filosofía, económicas y empresariales, derecho, ciencias políticas y sociología)

Créditos imagen: Metalic façade of the faculty in Lisbon, por Paulo Valdivieso, licencia CC by SA 2.0″

El Ranking de Shanghai

El Ranking de Shanghai

El Ranking Académico de las Universidades del Mundo,-Academic Ranking of World Universities, ARWU, o Ranking de Shanghai-,  fue publicado por primera vez en junio del 2003 por la Universidad Jiao Tong de Shanghai (China), y se actualiza anualmente. Aunque existen muchos otros rankings universitarios, este se ha convertido en un referente a nivel mundial para identificar las universidades de investigación consideradas más relevantes.
El Ranking de Shanghai se creó con el objetivo de conocer el posicionamiento de las universidades de China en comparación con las del resto del mundo, sobre todo con las estadounidenses, debido al interés del gobierno chino en colocar un número determinado de sus universidades entre las primeras del mundo. Califica más de mil doscientas universidades cada año y publica las quinientas mejores en su web
El ARWU clasifica a las universidades utilizando seis indicadores objetivos:
Calidad de la docencia:

  • Antiguos alumnos que han ganado premios Nobel y medallas Fields (Medallas internacionales en matemáticas): 10%
  • Profesorado que haya obtenido premios Nobel y medallas Fields: 20%

Calidad del profesorado

  • Número de investigadores altamente citados en 21 materias. 20%
  • Número de artículos publicados en las revistas Nature y Science. Si la institución está especializada en Humanidades y Ciencias sociales, ese apartado no se considera, y el peso de los demás elementos de calificación aumenta para compensar: 20%

Producción investigadora

Número de artículos publicados en revistas indexadas en Science Citation Index – Expanded (SCIE) y Social Sciences Citation Index (SSCI) (solamente valen las publicaciones del año anterior al estudio): 20%

Rendimiento per cápita

  • Rendimiento per cápita respecto al tamaño de una institución. Este criterio se obtiene a partir de los cinco indicadores anteriores combinados, dividiéndolos el resultado entre el número de profesores a tiempo completo.

Este ranking valora principalmente parámetros relacionados con la investigación, midiendo la calidad de la docencia de forma indirecta y dejándola en un segundo plano. Debido a los criterios que evalúa, en general obtienen valores más altos las universidades más grandes y aquellas que destacan en ciencias y medicina, alcanzando valores más altos para los indicadores relativos a la calidad del profesorado y a la productividad científica.
Hace un mes, se publicó la edición 2014 del Ranking de Shanghai, en el que nuevamente Estados Unidos aparece como el país con las universidades de investigación más prestigiosas, Harvard en cabeza, seguida por Stanford, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la Universidad de California, Berkeley, Cambridge, Princeton, el Instituto Tecnológico de California (Caltech), la Universidad de Columbia y en el 9º la Universidad de Chicago, que comparte el puesto con Oxford.

En cuanto a España, el ranking recoge doce universidades entre las quinientas primeras publicadas, encabezadas por la Universitat de Barcelona, destacada entre las doscientas mejores del mundo. Este ranking y los muchos otros existentes son útiles porque ofrecen un listado general de universidades excelentes, pero conviene analizarnos con detenimiento, teniendo en cuenta qué miden y cómo lo miden; si emplean encuestas, de qué tipo son y a quién se las hacen, si los indicadores elegidos tienen en cuenta el tamaño de la universidad o son absolutos y, en general, observando si los parámetros establecidos son capaces o no de recoger y evaluar la calidad de la institución del modo más objetivo posible.
En este sentido se enmarca la iniciativa IREG Observatory on Academic Ranking and Excellence , o las revisiones de la EUA , que tienen por objetivo evaluar la calidad de los rankings universitarios para asegurar que estos sigan una metodología rigurosa.
Por último, para tener una visión de la situación de las universidades en el territorio español, también se puede acudir a otros rankings a nivel nacional. A modo de ejemplo, es interesante observar la metodología e indicadores del proyecto u-ranking  que evalúa cuatro grandes ámbitos: docencia, investigación, innovación y desarrollo tecnológico, y dentro de cada uno de ellos, tiene en cuenta los recursos disponibles, la producción obtenida, la calidad y la internacionalización de las actividades, especificados en distintos indicadores.

Créditos imagen: running in the rain, Kristina Alexanderson, licencia CC BY-NC-SA 2.0

Rankings I-UGR de las Universidades Españolas

Rankings I-UGR de las Universidades Españolas

Jacob und Wilhelm Grimm Centrum / HU Berlin. Andreas Levers

Jacob und Wilhelm Grimm Centrum / HU Berlin. Andreas Levers

La evaluación y mejora de la calidad en la investigación, por las que venimos apostando en las universidades, es uno de los objetivos primordiales del Espacio Europeo de Educación Superior. En estos últimos años la evaluación del rendimiento y de la reputación de las universidades a partir de indicadores, estableciendo comparaciones, ha llegado a convertirse en un elemento estratégico en la política universitaria. Por este motivo, los denominados ránkings son un instrumento útil que mide el funcionamiento de la actividad académica y de investigación.
La publicación de la 5ª edición de los Rankings I-UGR de Universidades Españolas según Campos y Disciplinas Científicas, realizada por la Universidad de Granada (UGR), tiene por objetivo principal descubrir las fortalezas y debilidades del sistema universitario español de investigación en diferentes ámbitos de conocimiento. Este ranking de universidades se organiza en 12 campos y 37 disciplinas científicas, lo que permite captar mejor en qué especialidades destacan las distintas universidades. Los siete parámetros que analizan relacionados con la investigación en las universidades son los siguientes:

  • Artículos publicados en revistas indexadas en el Journal Citation Reports (JRC). La UGR toma los datos tanto de la producción, entendida como el número de artículos, como de la productividad, que mide la proporción de textos en relación al número de docentes.
  •  Tramos de Investigación (TI): se valora tanto el número de sexenios de investigación obtenidos por los profesores como por su productividad.
  •  Proyectos de I+D: valora el número de proyectos otorgados a cada universidad en 2012 y el porcentaje de proyectos por profesores.
  • Tesis doctorales: se evalúa tanto el número de tesis defendidas como su proporción en relación al número de profesores.
  • Patentes: analiza el número de patentes registradas entre 2008 y 2012 y las explotadas entre 2004 y 2008, comparándolas con el número de profesores.
  •  Becas FPU: se analiza el número de estas becas en relación al número de docentes.
  • Doctorados con mención de excelencia: de nuevo se valora el total en relación al número de doctorados y profesores.

Las distintas áreas se organizan en función de su peso específico para la puntuación final que se valora con una escala de 0 a 100.
Estos ránkings nos permiten valorar el trabajo de las universidades en relación a su actividad docente, investigadora, así como de innovación y transferencia. El mayor problema que nos encontramos al intentar analizar los parámetros de docencia, innovación y transferencia es que no existe un criterio unificado y estándar, lo que provoca que el componente esencial de estos ránkings sea la investigación, debido a que existen bases de datos bibliométricas internacionales, como por ejemplo Web of Science, que permiten calcularlos de forma transparente y objetiva. Los resultados que se extraen de estas clasificaciones nos permiten establecer las tendencias en los centros y su evolución, así como las áreas de mejora y los puntos fuertes de cada universidad.