Iralis: la importancia de llamarse siempre igual

Iralis: la importancia de llamarse siempre igual

Firmar de una manera u otra puede determinar que nuestros trabajos científicos se recuperen o no fácilmente en las distintas bases de datos o buscadores, así como que sean correctamente citados. Cuestión muy importante para cualquier investigador que, en el caso de los españoles o hispanoamericanos, se complica dado que usamos dos apellidos y el principal va en primer término (al contrario que en países anglosajones o Portugal); además, abundan los nombres compuestos, lo que provoca que las variaciones de firma se multipliquen. De hecho, no es difícil encontrar nuestras publicaciones referenciadas con nuestro segundo apellido.

Con el fin de concienciar a los investigadores para hacer frente a estos problemas surgió Iralis (International Registry of Authors-Links to Identify Scientists), que ofrece a la comunidad científica un sistema de estandarización de firmas. Su objetivo es crear un registro de autoridades, incidiendo en 2 aspectos fundamentales: firmar siempre igual y hacerlo con un formato que tanto los productores de bases de datos como los robots de búsqueda interpreten correctamente: el formato iralis.

Iralis pretende paliar estos problemas a través de tres medidas:

1. Creando un registro de nombres de autores que ayude a localizar las diferentes variantes. El registro incorporará tanto las que puede haber usado un autor, como las que haya interpretado el productor, agregador, buscador, etc., de las diversas fuentes de información.

2. Concienciando a los autores hispanos para que firmen sus trabajos siempre de la misma forma, teniendo en cuenta cómo los referenciarán las bases de datos internacionales, los archivos OAI y los robots de búsqueda, que están bajo la influencia de la cultura y los hábitos ingleses.

3. Creando el sencillo formato de firma IraLIS, que permite ser interpretado adecuadamente y sin confusiones también por las fuentes de información de cultura anglosajona.

Iralis empezó dedicado solo a autores de biblioteconomía, documentación o archivística; no obstante, en la actualidad pueden registrarse todas las personas que estudian o trabajan en cualquier faceta científico-técnica, tanto si ya han publicado trabajos como si piensan hacerlo más adelante. Con unos destinatarios claros en los países de habla española, que es donde se produce el mayor número de ambigüedades debido a la longitud de las firmas y a que el apellido considerado principal no figura al final, sin embargo, los problemas de identificación de autores se producen en todas las lenguas (también en los países anglosajones), por lo que está abierto a cualquier persona que lo desee.

Cada autor genera su propio registro. Una vez introducido el nombre completo, el sistema presenta una lista con las diferentes variantes que pueden constituir el iralis personal. Además de las variantes propuestas automáticamente por el sistema, cada autor podrá introducir sus propias variantes.

En el post Cómo firmar correctamente la producción científicaencontraréis más información y consejos sobre este tema.

Cómo firmar correctamente la producción científica

Cómo firmar correctamente la producción científica

La manera en la que se firma la producción científica tiene más importancia de lo que pueda parecer a primera vista. Los anglosajones, nórdicos o eslavos firman sus trabajos con un solo apellido. Las bases de datos, anglosajonas en su mayoría, encuentran problemas a la hora de procesar la información de nombres españoles o hispanoamericanos, donde son comunes los nombres compuestos y la firma con los dos apellidos.
Los autores que firman con su nombre oficial, tal como figura en su DNI, se encuentran a menudo con la desagradable sorpresa de que sus trabajos publicados en revistas aparecen referenciados en los buscadores, en los depósitos OAI y en las bases de datos internacionales de diferentes formas –según lo haya interpretado el productor de la base de datos o recurso de que se trate-, por lo que recopilar su bibliografía personal puede resultar muy difícil.

El hecho de que una firma esté compuesta por muchos elementos contribuye, además, a que el autor firme sus trabajos de distintas formas.
Por todo ello, es aconsejable establecer una firma distintiva, es decir, una firma que nos diferencie de otros investigadores. Las posibilidades a la hora de establecer una firma dependerán de nuestro caso concreto, es decir, podremos firmar con nuestro nombre y un único apellido si éste es poco común, por ejemplo Zarca, pero si nos apellidamos García, Martínez o Fernández lo mejor es que unamos nuestros dos apellidos con un guión, por ejemplo García-Fuertes.

Ejemplos de firma:

Alejandro Zarca (apellido distintivo, puede incluir un segundo apellido unido con un guion si lo desea, pero no es necesario).

Alejandro García-Fuertes (totalmente aconsejable unir los dos apellidos con un guión para lograr una firma distintiva).

También hay que reseñar la importancia de establecer una firma institucional homogénea de la producción científica a efectos de garantizar la correcta cuantificación de la investigación publicada por la Universidad o Centro donde presta servicio el investigador. Cuando hablamos de firma institucional nos referimos a consignar de manera normalizada la afiliación, es  decir,  los  datos  del  centro  de  trabajo.  En  el  caso  de  la  UNED  estos deben fijarse como: Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).  La utilización de otros nombres o su traducción al inglés repercutirá negativamente en la cuantificación y, por consiguiente, en la posición de la Universidad en los rankings de universidades.

Ejemplo de firma institucional:    Inés Gil-Jaurena. Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).