Investigador, cuando cites, hazlo bien

Investigador, cuando cites, hazlo bien

Hace unos meses (post del 2 marzo 2020) hablábamos de la importancia que tiene para un investigador la firma de sus trabajos. De su firma dependerá que su producción tenga más o menos visibilidad y que no se disperse en las bases de datos internacionales donde, tristemente, se indiza a los autores latinos por el segundo apellido. Relacionado directamente con la firma, está el tema de las referencias bibliográficas y el citar bien.

En otros tiempos, las referencias bibliográficas solo servían para localizar documentos. Aunque estuvieran incompletas o con alguna errata, se conseguía localizar el libro o el artículo. Ahora, además sirven para acreditar la autoría de los autores y de las revistas. Con herramientas como Web of Science, Scopus o Google Scholar, si el trabajo está bien referenciado, esta cita “suma” al autor y a la revista. Si hay algún error en la referencia y la indexación es automática (como es el caso de Google Scholar) esa cita no se contabiliza y se “pierde”.

Lamentablemente, a esto se le añade una serie de factores humanos que agravan la cuestión: sigue estando muy extendida la práctica de hacer las citas y los listados bibliográficos manualmente, desconociendo que existen gestores bibliográficos como Mendeley, Refworks o Zotero que formatean automáticamente las referencias bibliográficas que utilizamos en nuestros trabajos; se ignora por completo los principios y estilos básicos de cita y referencia e incluso las normas de citación de la revista donde se va a publicar.

No hace falta decir que las citas que incluimos en nuestros trabajos deben ser las idóneas y que es necesario evitar las malas prácticas (esto daría para otro post). Debemos ser rigurosos a la hora de reflejar las referencias bibliográficas utilizadas, por ello, expertos como Tomás Baiget recomiendan:

  • No poner et al. en las referencias. Sí se puede poner et al. en la citación dentro del texto.
  • No poner una raya en sustitución del nombre del autor (la cita se pierde por parte de Google y en Dialnet Métricas hay que corregirlo manualmente).
  • No omitir los segundos apellidos de los autores ni tampoco las iniciales medias de los autores (usadas generalmente por extranjeros). Hay que respetar al máximo los nombres de los autores.
  • Separar los autores mediante punto y coma (;) mejor que con la coma.
  • Evitar «y», «and», «&», «et», «e» etc., antes del último autor. Es preferible usar el punto y coma (;)
  • En los estilos MLA y Chicago no tiene sentido invertir orden solo del primer autor, o sea: Apellido, Nombre; Nombre Apellido; Nombre Apellido…
  • El doi debe tener el enlace del artículo citado. Hay que usar el formato https://doi.org/10.9999/…

Y para finalizar, desde el portal Dialnet Métricas nos recomiendan incluir un listado de las referencias bibliográficas al final de cada artículo que publiquemos (independientemente de que se incluyan en el pie de página). De esta manera, herramientas tan potentes como Google Scholar y otras, podrán rastrearlo y contabilizar automáticamente las citas. En el caso de Dialnet Métricas, por ejemplo, donde el proceso de recopilación de citas es semiautomático, evita al bibliotecario tener que incluirlas manualmente.

Conclusión: una cita con su referencia bibliográfica bien hecha repercute no solo en la visibilidad del autor, también en la de la revista y, por ende, en toda la comunidad investigadora. Me atrevería a decir que es un bien común para la ciencia y la investigación.

Foto de Christina @ wocintechchat.com en Unsplash

Almétricas de 3ª generación

Almétricas de 3ª generación

Uno de los dolores de cabeza del investigador (sobre todo si pertenece al ámbito de las ciencias sociales y humanas) es conocer el número de citas y el impacto social que han recibido sus trabajos. Tarea ingente si se tiene una dilatada carrera investigadora y no se han ido recopilando manualmente. ¿Quién iba a pensar que en algún momento, alguien iba a solicitar el número de trabajos que han sido citados?
Investigador, si eres de los visionarios que sí recopilaste esas citas o reseñas, te felicito, pero si perteneces al grupo del común de los mortales que no lo hicieron, no todo está perdido: hay herramientas que te pueden ayudar a encontrar el número de citas, las descargas de tu artículo, cuántas veces se ha visualizado, cuántas se ha guardado o compartido, en definitiva, el impacto social que tiene todo trabajo que sale a la luz.

A estas alturas seguro que ya habrás oído hablar de las llamadas almétricas o almetrics. Es decir, las otras métricas, las que miden el impacto social de nuestro artículo y que se generan a través de las redes sociales. No las suelen mencionar en las convocatorias oficiales, pero si los datos te son favorables, conviene aportarlas. Si deseas ampliar información puedes consultar anteriores entradas nuestras.

Estar al día en este mundo de las almétricas no es fácil ya que continuamente nacen nuevos proyectos. Además, no todas son gratuitas. En el mejor de los casos suelen tener una versión abierta y otra de pago que ofrece, como es esperable, más datos. De las que vamos a hablar hoy son ya consideradas de tercera generación, son potentísimos buscadores de información académica. En la segunda generación quedó Google Scholar Citations.

Dimensions nace con el intento de diferenciarse de Wos y Scopus. Es una plataforma de bases de datos entrelazadas en las que se pueden realizar búsquedas de forma independiente. Está formada, entre otras, por: Crossref (es la fuente bibliográfica principal), Almetric.com (fuente almétrica), Figshare (repositorio abierto y privado, personal/institucional, donde se preserva y comparte los resultados de las investigaciones en cualquier formato de archivo) o GRID (base de datos gratuita y de libre acceso de identificadores de instituciones de investigación).
Contiene: publicaciones, patentes (es uno de sus fuertes), estudios clínicos y documentos de políticas públicas, información sobre organismos y proyectos de financiación.
Su peculiaridad está en su mecanismo de búsqueda: tiene la tradicional caja, pero su fuerte es la posibilidad de filtrar por distintos campos utilizando los booleanos (en mayúsculas). Se van creando cajas dentro de la caja principal facilitando búsquedas más sofisticadas.
Su desventaja: fuerte sesgo anglosajón y poca representación de temas de ciencias sociales, artes y humanidades, sobre todo en estudios clínicos y documentos de políticas públicas.

Microsoft Academic (versión 2) es un buscador especializado que nace para hacerle la competencia a Google Scholar. En cuanto a número de publicaciones es inferior a este, pero superior a Dimensions.
Llama la atención: uno, su búsqueda semántica, no permite una búsqueda libre y pura por lo que resulta poco flexible; y dos, para el recuento de citas han desarrollado un algoritmo que tiene en cuenta lo que el autor ha publicado anteriormente y los resultados obtenidos, por lo que el dato que ofrece no es real, sin embargo es muy útil para artículos recién publicados. Destaca también su atractivo y sencillo diseño. Se recomienda registrarse (en este y en otros recursos cuando exista esta posibilidad) ya que ofrece más opciones de las habituales. Tiene una página de autor muy cuidada, de fácil gestión y que conviene tener “aseada” puesto que parte de ella es pública.

Recuerda que los perfiles de autor son grandes vehículos de visibilidad e impacto de tus trabajos, puedes añadir la url del perfil de cada uno de ellos en la firma de tu correo electrónico.
Las almétricas tienen sus detractores, pero está claro que también ofrecen beneficios que conviene tener en cuenta: inmediatez en la transmisión de datos, impacto no solo del artículo sino también de una monografía, patente, presentación…
Busca, estudia y valora: tal vez te merezca la pena utilizarlas.

Foto de Fleur en Unsplash

El estado de alarma se va, los sexenios se acercan

El estado de alarma se va, los sexenios se acercan

Durante estos duros meses de confinamiento, los bibliotecarios hemos seguido y seguimos trabajando para nuestros investigadores y usuarios de la Biblioteca de la UNED.

Además de otras tareas habituales, no hemos parado de atender vía online consultas y peticiones de alumnos, investigadores y profesores desde los diferentes Servicios. Plataformas y aplicaciones tipo Teams, Zoom o Google Meet nos han permitido estar más cerca de nuestros usuarios, resolviendo sus dudas o formándoles en los recursos que les interesaban.

Con la ampliación del acceso a los recursos electrónicos por parte de nuestros proveedores, pusimos a disposición de la comunidad universitaria una gran cantidad de recursos electrónicos. Esto supuso un incremento considerable de revistas, libros o incluso vídeos que se podían consultar desde casa.

Sobre la actividad investigadora de la Uned, hemos comenzado a elaborar una serie de informes bibliométricos que ya están a disposición de la comunidad universitaria y de la sociedad y que iremos ampliando. Estamos utilizando, fundamentalmente, dos bases de datos internacionales de sobra conocidas, como son Web of Science y Scopus.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Afortunadamente han pasado ya los peores momentos de la pandemia y estamos a las puertas del verano. Aunque es indudable que necesitamos un merecido descanso, no podemos olvidarnos de nuestras futuras labores académicas. Nos estamos referimos a los sexenios, que solemos postergar para el último mes del año y que tantos quebraderos de cabeza nos dan, precisamente por dejarlo todo para el final.

Tanto si es la primera vez que los vas a solicitar como si no, sabrás que es un proceso laborioso que requiere tiempo para organizar documentación, actualizar currículum, seleccionar las publicaciones más adecuadas…

Si a estas alturas estás muy o medio perdido, no te preocupes, todavía estás a tiempo de ponerte al día. En la Biblioteca te echamos una mano de diversas maneras: desde formaciones para darte a conocer las herramientas que tienes que utilizar, dónde tienes que buscar, qué datos son de interés para la Aneca/Cneai… hasta la elaboración propia del análisis de tus publicaciones. Conviene que leas las convocatorias de otros años para saber por dónde van los tiros en cuanto a los criterios requeridos en tu campo de investigación. A veces, de un año para otro, introducen algún cambio pero, en general, leerlas te puede ayudar a ir eligiendo las publicaciones que quieras presentar.

No olvides tampoco que los procesos de acreditación los puedes solicitar durante todo el año, y sobre ellos también te ofrecemos asesoramiento.

En definitiva, relájate y disfruta de este verano. Pero si este año eres un candidato a solicitar el sexenio, recuerda que puedes contar con nosotros:

Servicio de Información Bibliográfica y Referencia, en la Biblioteca Central (áreas de Ciencias, Geografía e Historia, Filología, Filosofía, Económicas y Empresariales, Derecho, Ciencias Políticas y Sociología) : referencia@adm.uned.es
Responsables: Ramiro Lozano, Elodia Hernández y Yolanda Morcillo.

Biblioteca Campus Norte (áreas de Psicología, Educación, Ingeniería e Informática): bibcampusnorte@adm.uned.es
Responsables: Rosa Sánchez, Alexis Moreno y Carolina Corral.

Imagen de cabecera: Sincerely Media, Unsplash

Portal InvestigaM: acceso a las Tesis Doctorales del Consorcio Madroño

Portal InvestigaM: acceso a las Tesis Doctorales del Consorcio Madroño

El Consorcio Madroño,  formado por la mayoría de universidades ubicadas en la Comunidad de Madrid junto con la UNED,  ha diseñado el portal de investigación InvestigaM. El propósito de este portal de ciencia abierta es el de incrementar la producción científica de sus universidades, mejorar la calidad de los servicios bibliotecarios y promover planes de cooperación entre sus miembros.  Una de sus líneas de actuación es la de difundir los resultados de la actividad investigadora que se lleva a cabo en sus instituciones miembro y asociadas, incluyendo tanto publicaciones como datos de investigación.
Uno de los vehículos de este ambicioso y atractivo proyecto es e-cienciaDatos. Se trata de un repositorio de datos multidisciplinar que alberga los conjuntos de datos científicos de los investigadores de las universidades integrantes, con el fin de dar visibilidad a dichos datos, garantizar su preservación y facilitar su acceso y reutilización. Nuestra Universidad lo alimenta con los datos de e-Spacio, nuestro repositorio institucional. 
Además, desde el  pasado mes de julio el Consorcio Madroño ha puesto en marcha también dentro del mismo portal de InvestigaM, el nuevo servicio buscador de Tesis Doctorales . En él podemos consultar las tesis publicadas en los repositorios de las Universidades de Públicas de la Comunidad de Madrid : Universidad de Alcalá de Henares, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Carlos III de Madrid, Universidad Complutense de Madrid, Universidad Nacional de Educación a Distancia, Universidad Politécnica de Madrid y Universidad Rey Juan Carlos.
Con este tipo de iniciativas queda ya muy lejana la tarea de ir presencialmente a una determinada universidad para consultar una tesis concreta. Ya se puede acceder al contenido  completo gracias al Real Decreto 99/2011 de 28 de enero que regula las enseñanzas oficiales de doctorado. Según el artículo 14.5 de dicho Decreto “una vez aprobada la tesis doctoral, la universidad se ocupará de su archivo en formato electrónico abierto en un repositorio institucional y remitirá, en formato electrónico, un ejemplar de la misma así como toda la información complementaria que fuera necesaria al Ministerio de Educación a los efectos oportunos”.  Es importante saber que  el artículo 14.6 dispone excepciones y embargos. Es cada Universidad la encargada de habilitar los procedimientos necesarios para restringir el acceso al texto completo de estos documentos cuando el autor, por diferentes motivos, no quiera poner en abierto su tesis.
En estos momentos el buscador de tesis del Consorcio Madroño incluye más de 30.000 tesis en acceso abierto. Recuerda que a la hora de buscar una tesis, este buscador permite aplicar filtros por año de publicación, institución, materia y derechos de acceso. También se puede seleccionar acceso abierto o restringido.

¿Te vas a resistir a utilizarlo? buscador de Tesis Doctorales

Photo by Sylvia Yang on Unsplash

IE-CSIC: un índice de editoriales y editores del CSIC

IE-CSIC: un índice de editoriales y editores del CSIC

ie-CSIC (Índice de Editoriales y Editores CSIC) surgió ante la necesidad del CSIC de disponer de una lista de editoriales categorizadas conforme a su calidad para evaluar la producción científica de sus investigadores. Se intentó recurrir a instrumentos de valoración que se ajustaran a las necesidades de la institución, es decir, que incluyeran todas las disciplinas en las que se investiga en el CSIC y todas las editoriales en las que sus investigadores publican libros, que tuvieran carácter internacional y mostraran los nombres de las editoriales homologadas. Al no haber ningún instrumento disponible con estas características, la Vicepresidencia de Investigación Científica y Técnica (VICYT) del CSIC impulsó en 2016 un proyecto para desarrollar un índice de editoriales, cada una con un valor asignado, que se denominó ie-CSIC y cuya primera versión se publicó en 2017.

Si bien este listado de editoriales se creó inicialmente para uso interno de la institución, se consideró que, al no existir en la actualidad una herramienta semejante, podía ser de interés para científicos y otros agentes del mundo de la investigación, por lo que se tomó la decisión de publicarlo en abierto.

Para la elaboración de ie-CSIC, se partió de las editoriales registradas en conCIENCIA, la base de datos interna del CSIC que recoge la producción científica de sus investigadores. Los nombres de las editoriales fueron corregidos y homogeneizados. El listado resultante se contrastó con las editoriales recogidas en cinco índices reconocidos a nivel nacional e internacional: Book Citation Index (Clarivate), Scholarly Publishers Indicators (SPI) / Prestigio editorial (Grupo ILIA/CSIC), Scopus Book Titles (Elsevier), Norwegian Register for Scientific Journals, Series and Publishers (NSD) y Publication Forum (Federation of Finnish Learned Societies). Finalizado este cotejo, se elaboró un único y extenso listado en el que a cada editorial se le asignó un valor (alto, medio, bajo) siguiendo criterios homogéneos y utilizando datos obtenidos de los instrumentos de referencia consultados.

En esta segunda versión del índice ie-CSIC (2018) se recogen un total de 6.681 editoriales y coeditores procedentes de las seis fuentes mencionadas en el párrafo anterior. De estas editoriales, 1.078 están clasificadas con valor Alto, 1.682 con valor Medio y 3.921 con valor Bajo. Está previsto continuar realizando actualizaciones periódicas de ie-CSIC para incorporar todas aquellas editoriales y coeditores que se vayan registrando en conCIENCIA o incluyendo en las distintas plataformas en el futuro, corregir los errores que se detecten y perfeccionar los datos.

Descargar listado de editoriales de ie-CSIC (pdf 2,92M)

Fuente: CSIC.

Imagen: Panos Teloniatis en Unsplash