Revisiones sistemáticas: consejos para la fase de búsqueda

Revisiones sistemáticas: consejos para la fase de búsqueda

Cada vez es más interesante para los investigadores publicar revisiones sistemáticas: son trabajos muy leídos, muy citados y que consiguen una amplia repercusión.

Una revisión sistemática es una descripción general de estudios primarios que utilizaron métodos explícitos y reproducibles, según Greenhalgh (1997). Es un tipo de artículo científico usado principalmente en disciplinas del área de la salud, que revisa, integra y combina ensayos clínicos controlados u otros estudios primarios, usando para ello métodos sistemáticos de recolección de datos.

Aunque se trata de una metodología fundamental en las ciencias biomédicas, en los últimos años, disciplinas de ciencias sociales y humanidades han incrementado su realización, debido fundamentalmente al crecimiento exponencial en la producción científica de artículos, que hace inviable la lectura y seguimiento de todos los trabajos relativos a un campo de investigación. Las revisiones sistemáticas vienen a proporcionar una visión resumida sobre un tema, realizada por un experto en la materia, que organiza y sintetiza los estudios y resultados existentes.

Para la elaboración de una revisión sistemática es necesario, una vez formulado el problema, conocer la investigación publicada en un campo determinado. Para ello se realizará una búsqueda de estudios primarios amplia y sistemática. Aquí van algunas orientaciones para una búsqueda bibliográfica de amplio alcance:

  1. Elige las palabras clave con las que vas a interrogar a las bases de datos en inglés, ya que las bases de datos recogen principalmente literatura anglosajona y, aunque los artículos se encuentren en otro idioma, siempre indizan las materias en inglés. Si lo tiene, consulta el tesauro (vocabulario controlado y estructurado) contenido en la propia base de datos para encontrar descriptores más precisos.
  2. Selecciona las bases de datos en las que vas a buscar. No existe, por lo general, una base de datos ideal, por lo que tendrás que buscar el grupo ideal de bases de datos para tu revisión. La UNED tiene suscritas más de 60 bases de datos; puedes acceder desde la web de la Biblioteca al listado de bases de datos por materias.
  3. Usa preferentemente bases de datos especializadas frente a generalistas, ya que permiten consultar los índices de materias específicos incluidos según su especialización, y suelen contener un tesauro y descriptores que clasifican los documentos por materias. Los campos de búsqueda en la búsqueda avanzada son específicos para ese campo del conocimiento por lo que la búsqueda será más eficaz.
  4. También es más recomendable el uso de bases de datos bibliográficas frente a bases de datos a texto completo. Son más exhaustivas pues su objetivo es recoger toda la producción científica en torno a un tema. En ellas encontrarás únicamente la referencia bibliográfica y el resumen. Posteriormente, si te interesa un artículo, puedes comprobar en el buscador de la biblioteca si está disponible el texto o solicitarlo por préstamo interbibliotecario.
  5. Es importante conocer y saber utilizar cada base de datos que vayas a usar. Consulta su guía de uso.
  6. Empieza por localizar otras revisiones sistemáticas ya publicadas. Para encontrar revisiones de literatura busca en en campo tipo de documento: case report, comparative study, meta-analysis, systematic review, literature review, etc. Usa estos términos también en el campo materia y en el campo título, ya que en el título de estos trabajos se suele indicar que se trata de una revisión.
  7. También puedes localizar revistas específicamente dedicadas a revisiones sistemáticas, buscando revistas que contengan en el título la palabra “review”.
  8. Localiza y selecciona los estudios primarios. Los sujetos de las revisiones son los estudios primarios individuales, considerándose cada estudio una unidad de análisis. Las búsquedas avanzadas permiten seleccionar y combinar los campos. Evita el ruido restringiendo los resultados a un grupo de campos: título, resumen y materias. Busca en el campo materia tus términos y ayúdate del vocabulario controlado de la base de datos para ello.
  9. Combina las palabras clave mediante operadores booleanos.
  10. Combina las búsquedas realizadas. Algunos proveedores como Proquest permiten cruzar las búsquedas y obtener resultados más específicos.
  11. Usa los filtros disponibles para ir refinando la búsqueda: limita la búsqueda por años, países, idioma o artículos evaluados por expertos.
  12. En última instancia, busca en la bibliografía de los artículos citados para encontrar artículos relacionados y los artículos que han citado estos trabajos. Es decir, una vez que has localizado algún artículo cercano a tu tema de estudio localiza las referencias de obras y estudios precedentes que han utilizado los autores para revisarlas.

Créditos imagen: Proxyclick Visitor Management System on Unsplash